Cómo correr en invierno

10 de julio - entrenamiento

Hace tan sólo 10 años, los corredores tenían razones válidas para dejar de correr durante el invierno. Hacía demasiado frío, había muy poca luz y era demasiado duro. Aunque los inviernos siguen siendo fríos y oscuros, estas excusas ya no sirven gracias a la aparición de material deportivo que mantiene el cuerpo cálido y seco en temperaturas por debajo de cero grados, luces frontales que iluminan tu recorrido en medio de la oscuridad y unas cintas de correr no demasiado caras para los días en los que tienes que estar encerrado.

Precisamente, salir a correr en pleno invierno puede llegar a convertirse en una experiencia muy enriquecedora para todo tipo de personas, siempre que se cuente con el material adecuado para resistir a las inclemencias meteorológicas. A continuación te ofrecemos varias soluciones para tus otras excusas invernales.

"TODO ESTÁ CUBIERTO DE NIEVE"

SOLUCIÓN: Busca zonas donde la nieve esté compactada para lograr una mejor tracción. La nieve en polvo reciente puede ocultar placas de hielo. Si las carreteras y las aceras son pistas de hielo, quédate en casa.

"ME DUELE HASTA RESPIRAR"

SOLUCIÓN: Las investigaciones han demostrado que las temperaturas por debajo de 0 grados no dañan los pulmones. Algunos corredores pueden notar irritación de la garganta si respiran directamente aire frío. Esto puede evitarse usando una bufanda o una mascarilla de esquí y respirando a su través.

"SE ME VAN A CONGELAR LOS PIES"

SOLUCIÓN: Muchas zapatillas están diseñadas para una máxima ventilación, por lo que debes usar calcetines que impidan la entrada de frío.

"NO SÉ DÓNDE IR A CORRER"

SOLUCIÓN: El objetivo consiste en correr en una zona estable. Puedes correr en la calle si los coches han pisado la nieve, siempre que el tráfico sea seguro. Debes evitar las zonas donde pueda haber hielo de color negro. Corre por las aceras si no hay hielo ni nieve resbaladiza. Busca una ruta bien iluminada, ve más despacio y asegúrate de conocer las zonas donde está roto el pavimento.

"LA CARRETERA ESTÁ CONGELADA"

SOLUCIÓN: Cuando las carreteras están cubiertas de hielo, haz tu entrenamiento en el interior. Si no puedes comprarte una cinta de correr, otros tipos de ejercicios que mantendrán la mayor parte de tus adaptaciones a la carrera son la bicicleta elíptica y las máquinas de escaleras y practicar aquarunning en la zona profunda de una piscina. Puedes realizar estas alternativas dedicando el 100-150% del tiempo habitual que entrenas corriendo.


Fuente: www.runners.es



Dejá tu opinion