Hidratos de carbono: comer o no comer

19 de octubre - Nutrición

Hidratos de carbono: comer o no comer

La ingesta de hidratos de carbono es una temática que se discute mucho desde diversas posturas:

En el rincón azul: Los “clásicos” con su ya tradicional plan de alimentación cada pocas horas, abundante en hidratos para mejorar el metabolismo, ayudar a quemar las grasas y optimizar así el rendimiento.

En la otra esquina: Su nuevo archienemigo…los “no al hidrato-istas”. Estos rebeldes revolucionarios que vienen a tirar por la borda años de trabajo de los profesionales y científicos del rincón azul.

Durante mucho tiempo, donde incluyo mi carrera en la Universidad de Buenos Aires y Favaloro, escuché, acepté, y repliqué sin distinción de ningún tipo, cálculos de gramos de hidrato por kilo de peso, estos gramos se calculaban en función a una tabla indiscutida según actividad. Si eras un rebelde, podías inclinar un 10% la balanza en cualquier dirección…pero eras un rebelde.

Voy a los hechos. Indiscutidos.

  • Hay órganos que tienen una alimentación mayoritariamente a base de azucares. Se denominan órganos “blanco”. El corazón, que usamos todos, y el cerebro -que usamos casi todos- son algunos de ellos.
  • Los hidratos de carbono atraen agua.
  • Correr menos de 1 hora a la intensidad que quieras es mucho menos extenuante que correr más de 2 horas y por ende la alimentación no debe ser la misma.

Hace ya un tiempo se descubrió que con la gluconeogénesis, la capacidad de generar glucosa a partir de ácidos grasos y aminoácidos, estos órganos “blanco”, vitales y exigentes a la hora de alimentarse, estaban cubiertos. Y el cerebro no tiene problema en recibir en su plato a ciertos pedacitos proteicos como menú diario.

Por este motivo, la idea de alimentarnos con alimentos hidratantes dejó de parecer tan necesario.

Cada individuo es único y según su contextura, zona de entrenamiento y duración del mismo así como su prueba a superar: 5, 10, 21, 42 o El Cruce va tener un entrenamiento y un desarrollo metabólico diferente.

Pero lo que sí es seguro es que para cubrir los entrenamientos básicos y tradicionales que no exceden de los 75 minutos con las frutas y las verduras que consumís diariamente ya es suficiente. A partir de ahí, debés entrenarte y poner objetivos claros para entrenar tu metabolismo y tus músculos, de forma tal que liberen de la mejor manera de liberar energía. Si contás con un entrenador en la pista, quizás deberías tener otro a la hora de comer.

Dejá tu opinion