EL ALCOHOL Y LAS FIESTAS.

27 de diciembre - Nutrición

EL ALCOHOL Y LAS FIESTAS.

Prevención de aumentos bruscos de masa grasa y de deshidratación.

Llegan las fiestas, y con ellas aumenta el riesgo de deshidratación, de golpes de calor y de aumentos de masa grasa, en parte debido al factor ambiental, el calor característico de la época del año, y por otro lado por las mayores ingestas de bebidas alcohólicas y de alimentos o preparaciones hipercalóricas.

Podemos leer o escuchar que beber vino tinto u otras bebidas alcohólicas con moderación hace bien para la salud cardiovascular. Debemos desmitificar esto, porque va a ser mayor el perjuicio que los beneficios de tomar alcohol para la salud general y cardiovascular.

A continuación, desarrollamos cuales son algunos de los efectos de tomar alcohol en nuestro organismo.

  • El alcohol produce debilidad y fatiga, ya que disminuye el azúcar o glucosa en sangre, esto produce sensación de hambre y mayor probabilidad de comer más calorías, a su vez el alcohol aporta lo que llamamos “calorías vacías”, esto es aporta calorías sin aportar nutrientes esenciales para nuestro organismo. Todo esto aumenta el riesgo de aumentar de peso y aumentar la masa grasa abdominal y visceral con el mayor riesgo de contraer enfermedades metabólicas y cardiovasculares.
  • El hígado es el “bioquímico del cuerpo” y por lo tanto es el encargado de metabolizar este tóxico para sacarlo del organismo, mientras está ocupado en ello, disminuye las reacciones que se necesitan para el rendimiento y mantener la energía que se necesita para las actividades diarias, contribuyendo aún más a la fatiga y al menor rendimiento físico. A su vez impide que se quemen las grasas, ya que las grasas se queman por la misma vía en que se metaboliza el alcohol, y este último tiene prioridad.
  • Favorece la deshidratación. Cuando tomamos bebidas alcohólicas se inhibe una hormona que es antidiurética, con lo cual aumenta la producción de orina con el consecuente riesgo de deshidratación.
  • Aumenta la presión arterial y produce daño en el músculo cardíaco (miocardiopatía alcohólica) por sus efectos tóxicos.
  • Por otro lado, favorece los trastornos digestivos. Aumenta la secreción gástrica de ácido, y produce irritación.
  • Inhibe la absorción de algunas vitaminas, aumentando el riesgo de “desnutrición oculta”, caracterizada por un peso normal o aumentado con un déficit de micronutrientes.
  • Aumenta el riesgo de anemias, si hay anemias hay menor llegada de oxigeno a las células, y por ende menor rendimiento físico.

Estas son algunas razones por la cual se aconseja no tener el hábito de tomar alcohol, y si se bebe, hacerlo con moderación, máximo 2 medidas para el hombre y 1 para la mujer y lejos de la actividad física.

Desde Equipo Nutricional te damos algunos consejos para disfrutarlas y prevenir el riesgo de deshidratación y de aumentos bruscos de masa grasa que puedan ser perjudiciales para tu salud:

  • Tomá abundante cantidad de líquido durante el día, 8 vasos de agua y 12 si realizás actividad física.
  • Comé alimentos ricos en agua durante el día, como las frutas y verduras.
  • No saltees comidas, comé cada 3 a 4 horas.
  • Durante la reunión o fiesta, si tomás alcohol alterná cada copa con 2 vasos de agua o bebidas bajas calorías.
  • Date los gustos de alimentos o preparaciones hipercalóricas con moderación.
  • Prepará entradas y guarniciones con vegetales.
  • Incorporá opciones de postres frutales, como brochetes de frutas, ensalada de frutas ó cerezas.

Te acompañamos en la búsqueda de herramientas para poner en práctica una alimentación más armónica, consciente y adecuada. Y te recordamos que no existen dietas mágicas ni universales ya que cada plan alimentario es único, como lo somos cada uno de nosotros.

Por Carina Peretti

Directora de Equipo Nutricional

Lic. en Nutrición M.N 2840

www.equiponutricional.com.ar

Seguínos en: facebook , twitter e Instagram

www.facebook.com/webnutricional

@equiponutricional.com.ar

@webnutricional

Dejá tu opinion